Loading...

Un hombre abusa de su hija de 15 años. Cuando descubre el resultado de la prueba de ADN, su mundo se cae a pedazos….

Un hombre abusa de su hija de 15 años. Cuando descubre el resultado de la prueba de ADN, su mundo se cae a pedazos  Comparte en Facebook Catherine St. Germain de Colorado, Estados Unidos, estaba viviendo el mejor momento de su vida. Tenía 34 años y se había separado de su antiguo esposo, padre de su hija de 15 años, Alyssa, y estaba comenzando una relación con el hombre de su vida: Aaron Scott. Lo conocía desde hace 20 años, era veterano de la marina estadounidense, había sido policía y tenía también tres hijos: dos niñas y un niño. Era cariñoso, cercano a su familia, inteligente y un romántico empedernido. Era el paraíso en la tierra, una felicidad hasta entonces desconocida, tras años de estar estancada en un matrimonio sin amor. >

Se casaron el 18 de junio del año 2014 e incluso en vez de anillos decidieron hacerse un tatuaje que marcaba para siempre el vínculo que los uniría. Sellaron su compromiso literalmente con sangre y tinta. Casi un año después, el día 23 de abril del 2015, Catherine recibió una llamada de la policía. Algo le llamó la atención: le instruyeron que no lo hablara con Aaron, y que fuera lo antes posible. Catherine no tenía idea qué podía estar pasando, pero presentía que era algo grave.

Al llegar a la comisaría su mundo se cayó a pedazos. Allí estaba su hija Alyssa junto a los policías, quienes procedieron a contarle algo que jamás imaginó oír: Aaron había abusado de ella y la había violado. Catherine sintió cómo su corazón se rompía al saber que el hombre al que amaba y había traído a su hogar había causado tal daño a su amada hija. Apenas tuvo nuevamente contacto con él, lo echó de la casa y demandó ante la justicia. Aaron reclamó ser inocente y que lo que decía Alyssa era mentira. Pero la prueba de ADN demostró lo contrario. Al verse acorralado por la evidencia, el hombre admitió su culpabilidad y pidió un acuerdo. La condena que obtuvo indignó a muchos y es por ello que Catherine decidió hacer un video que ha sido reproducido casi 50 millones de veces

en Catherine contando su historia en pequeños letreros con información y fotografías de Aaron y ella cuando estaban juntos. Las imágenes y las palabras son bastante fuertes, y revelan lo terriblemente difícil que ha sido lidiar con toda esta situación, sobre todo para su hija. Aaron fue condenado el 20 de enero del año 2016 a 90 días de cárcel y a 8 años de libertad condicional. Para Catherine y todos los que la rodean la noticia llegó como un balde de agua. ¿Cómo era posible que un criminal de ese tipo fuera liberado en tan poco tiempo? Además, supo que la madre de los hijos de Aaron ni siquiera fue notificada de la condena. El terror creció dentro de ella: ¿cuántos abusadores andan sueltos por las calles sin que nadie lo sepa? ¿Cuántas madres solteras dejan entrar a su casa a tipos que esperan el momento preciso para lanzarse sobre los niños

Sus mensajes son fuertes y claros: primero, siempre hay que creerle a los hijos. Ellos son las víctimas y los más vulnerables de todos. Son sangre de nuestra sangre y merecen nuestra confianza. Segundo, le recuerda a todas las madres solteras que revisen los registros de los abusadores que están en libertad. Según su lamentable experiencia, da igual quién sea, incluso si conoces a la persona desde hace 20 años. Sus propias palabras lo indican: “Los monstruos se ven y actúan normales. Son MUY buenos escondiendo quiénes son realmente. Son personas a quienes les confiamos nuestros hijos TODOS LOS DÍAS”. Si quieres ver el viral video, puedes hacerlo aquí:

Loading...